martes, 15 de septiembre de 2015

M.I.S: El Tigre de Chamberí




Miguel Orégano (José Luis Ozores) apodado "El Tarta", es un joven que vive junto con su madre (Julia Caba Alba) y su hermano menor Quique (Miguel Ángel Rodríguez). Miguel es inocente y de buen corazón. Trabaja disfrazado de marciano repartiendo propaganda y arreglando las chapuzas que puedan surgir en su vivienda.
Miguel (José Luis Ozores) se gana la vida repartiendo propaganda y arreglando chapucillas

"El Tarta" tiene un compañero de fatigas en Manolo (Tony Leblanc) quien a menudo le mete en líos, de hecho, la película empieza cuando los amigos van al Santiago Bernabéu y como no tienen entradas, ni dinero para comprarlas, se cuelan. Miguel se hace pasar por minusválido en silla de ruedas y ambos abusan de la generosidad de los porteros.

Los amigos de Miguel se las apañan para merendar o ir al partido gratis
Ya dentro del campo, Miguel y Manolo se tienen que separar para no ser cazados por los guardias. Miguel va a parar al mismo anfiteatro donde está el campeón de pesos ligeros Pedro Molina (Emilio Orozco) de hecho se sienta justo detrás, asique cada vez que "El Tarta" anima, se queja o celebra por las acciones de su equipo, casi siempre acaba molestando al boxeador. Miguel, no sabe quién es Molina, y tras un leve empujón de Miguel al boxeador, esté cae inconsciente al suelo.

Manolo (Tony Leblanc), El Tigre y su entrenador (Antonio Garisa)
Miguel se va como de costumbre que acaba un partido al bar cercano a su casa, cuyo dueño es el Sr. Román (José Marco Davó), quien además es padre de Marisa (Hélène Rémy), por quien Miguel está profundamente enamorado. Marisa por otra parte está enamorada de Carlos (Leo Anchóriz), un mujeriego que queda con Marisa y con cualquiera que se le ponga a tiro.

Miguel bailando con Marisa (Hélène Rémy)
Total que Miguel sigue en su mundo hasta que lee en la prensa que un anónimo espectador dejó K.O a Pedro Molina en el campo de futbol. Él lo reconoce por la foto y teme porque Molina tome represalias contra él. Se lo comenta a Manolo para que le aconseje, pero Manolo que ve negocios en cualquier parte, le plantea subirse al rin, reconocer que fue él quien golpeo a Molina, para luego combatir en una única pelea. En lo que será una gran revancha.

El Tigre recibiendo ordenes
Miguel no accede a la locura, no accede a la petición de Manolo, pero en cuanto descubre que el Sr. Román será el capitalista que le promocione y que Marisa está de acuerdo, sin duda, no durara en subirse al rin, aunque tenga todas las de perder.

Al final Marisa siente algo por Miguel
Para poner a punto a Miguel, a quien Manolo ha rebautizado como "El Tigre de Chamberí", van a un gimnasio donde el entrenador (Antonio Garisa) se pone de acuerdo con Manolo para motivar al Tigre y hacerle ganar las peleas a golpe de chantaje. Cuando Molina se entera de quien le noqueo decide retarle en el rin, pero Miguel, consciente de que le meterá una paliza, decide aceptar para que el Sr. Román no pierda el dinero invertido ni pierda el bar y que Marisa se quede sin trabajo. Marisa no quiere que pelee y mucho menos después de enamorarse de él. Pero las apuestas están hechas y "El Tigre de Chamberí" volverá al Bernabéu para enfrentarse con Pedro Molina.

Manolo ve negocio en cualquier lado
Pedro Luis Ramírez dirigió en 1957 esta fantástica comedia madrileña. Siendo su primera película "Recluta con niño" en 1955 también protagonizada por José Luis Ozores. Que por cierto Ozores volvió a repetir cartel junto Leblanc en 1955 "Historias de la radio" y "Sabían demasiado" de 1962.

Sr. Román (José Marco Davó), el Capitalista o Financiador
No hay que pensar que eso de que los deportistas profesionales reconvertidos en actores lo inventaron Dwayne Johnson, Jason Statham, Arnold Schwarzenegger o Shaquille O' Neal, porque en 1957 ya se estilaba esa moda. De hecho, Emilio Orozco, quien hace de Pedro Molina el súper campeón de peso ligero realmente fue un boxeador que llegó a proclamase campeón de España de los Welter, además antes de ser boxeador, jugó también como profesional al futbol siendo fichado por el Hércules y llegando a jugar en primera división como delantero centro, pero se decantó por el ring dedicándole 15 años. Aun cuando se retiró del deporte siguió vinculado al boxeo como masajista y manager.

Pedro Molina (Emilio Orozco)
Ah, tampoco lo del "Himself" es nada nuevo. Don Matías Prats, el padre del que ahora nos pide que le perdonemos por insistir, hace un cameo en la película como él mismo.

Miguel en la radio junto con Matias Prats Sr.
En el  "El Tigre de Chamberí" no aprenderemos a boxear, ni siquiera me creo que exista eso de "el eléctrico" o "el científico", golpes que por lo que se ve "El Tigre" es experto, pero sí vamos a disfrutar de una comedia, con esos toques tan personales: El de Ozores que se traba cuando se pone nervioso pero que es querido por todos y el de Leblanc cuyos personajes suelen ser tan chulos como castizos, a veces liantes, pero siempre entrañables.

El Tigre de Chamberí
Otra razón para ver "El Tigre de Chamberí" es ver a los madriles en los 50, aunque mi corazón rojiblanco hubiera preferido otro rinconcito de Madrid en vez de la casa del enemigo merengue, son bonitas las imágenes de Madrid, también somos testigos de cómo ciertas costumbres, como la fiebre del domingo por el futbol no ha cambiado mucho. Los colchoneros también cedimos el estadio para una película pero fue en el Metropolitano en 1956 bajo el título de "El Fenómeno". El Vicente Calderón no se empezó a construir hasta 1961 asique habrá que darse prisa en rodar alguna película antes de que desaparezca ¿Qué tal una secuela? “El Tigre del Manzanares”.

By Eva.


1 comentario:

  1. Muy buena película. Ya no se hace cine como el de antes.
    Besos
    Mj

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...